Introducción a la endometriosis

Para entender de qué se trata exactamente la endometriosis explicaremos que es una condición común en la que el tejido endometrial (como el que recubre el útero y se desprende llegada la menstruación) está presente y crece en otras partes del cuerpo, en donde no debe crecer. En la mayor parte de los casos este crecimiento indebido sucede sobre los órganos de la cavidad pélvica. La endometriosis es la causa principal del dolor pélvico muy fuerte y también del dolor que se produce cuando se mantienen relaciones sexuales. Es importante reconocer de qué tipo de dolor se trata porque tiene unas características concretas y no debe confundirse. Igualmente, como decimos siempre, ante cualquier dolor extraño o cualquier reacción del cuerpo que no consigas entender, lo ideal es acudir a un profesional.

El tejido

Como hemos explicado antes esta condición hace que el tejido endometrial crezca donde no debe, lo que ocurre es que actúa de la misma forma que cuando se encuentra dentro del útero: crece, se engrosa e intenta desprenderse durante cada ciclo menstrual. Debido a que su crecimiento es en un lugar incorrecto no puede salir del cuerpo y es ahí cuando comienza el dolor, ya que al no poder salir puede causar adherencias, lesiones o nódulos que pueden hacer que se inflame la zona y se llegue a peores consecuencias como la infertilidad.

Síntomas

Si quieres conocer bien tu cuerpo y saber a qué se debe algún dolor es necesario también saber cuáles pueden ser los síntomas de la endometriosis. Algunos de ellos pueden aparecer o bien durante la adolescencia o bien en una edad más adulta. Hay que saber que los síntomas pueden ser cíclicos, es decir, que aparezcan durante los ciclos menstruales en concreto o pueden ser constantes y que no siempre aparezcan durante el periodo. El dolor y el impacto de esta condición depende mucho de dónde esté creciendo el tejido. Igualmente, en cuanto a síntomas comunes, puede haber cólicos premenstruales o menstruales muy, muy dolorosos (mucho más de lo habitual), dolor durante o bien después de una relación sexual, dolor en la parte baja de la espalda o incluso que llegue hasta los muslos y tener una menstruación muy, muy abundante. Es necesario conocer cómo nuestro cuerpo vive el dolor y qué tipo de dolor experimenta para poder diferenciar el malestar y así detectarlo.

Diagnóstico

Una de las principales preocupaciones dentro de la endometriosis es que es necesario que se detecte lo más previamente posible. Esto de debe a que se trata de una condición que puede empeorar con el tiempo y algunas consecuencias como la infertilidad pueden evitarse con un tratamiento adecuado. Si se detecta de forma temprana puede tener mejores resultados durante el futuro reduciendo, por ejemplo, cualquier complicación. Para que esto pueda hacerse, la persona que sufre el dolor debe hacer un seguimiento en cuanto a los niveles de dolor que sufre, en qué momentos exactos y en qué zonas concretas del cuerpo.

Tratamiento

Existen muchos niveles de tratamiento, en primer lugar está qué se puede hacer para reducir el dolor que, de primeras, es la principal preocupación, porque es un dolor muy insoportable. En este caso se pueden recetar medicamentos que calmen el dolor que, en algunos casos, pueden ser medicamentos hormonales. Un caso más avanzado puede requerir cirugía, esto se puede hacer para explorar y eliminar quirúrgicamente el tejido que esté generando problemas, esto puede hacer que se reduzcan los dolores y que la fertilidad mejore. En una última instancia, cuando es bastante complicado hacer algo más, uno de los tratamientos es la histerectomía que consiste en extraer el útero, las trompas de falopio y, en algunas ocasiones, también los ovarios. Este tratamiento es bastante radical y aunque, como es obvio, tiene carga física también conlleva una afección emocional.

Sea cual sea el tipo de dolor que vivas es ideal que conozcas tu cuerpo. Algunos otros métodos que se sugieren para este tipo de condición pueden ser que haya cambios en el estilo de vida: hacer ejercicio, cambiar los alimentos e incluso hay quienes prueban con la acupuntura. Nuestra recomendación es que consultes con un profesional que te indique qué puedes hacer ante ello.

 

*Fotografía de portada: Arielle Bobb-Willis*


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados