Qué ejercicio puedes hacer según tu fase del ciclo menstrual

Es posible que con la llegada del calor se hayan encendido dentro de ti unas ganas enormes de empezar a ponerte en forma. Esto es genial pero también es cierto que hay instantes, sobre todo cuando tenemos la menstruación, que nos posee la pereza o el dolor de la regla es tal que decidimos que es mejor descansar y no poner nuestro cuerpo a sudar. Lo ideal es que hagas lo que sientas y que escuches a tu cuerpo pero si aún así sientes la motivación de ir a mover tus músculos te explicamos qué ejercicios son los mejores para hacer según el momento del ciclo en el que te encuentres. Si no sabes bien cómo es tu ciclo, aquí te dejamos un artículo para que lo conozcas.

Qué pasa con la sangre

Durante la menstruación, como ya sabemos, perdemos sangre. Esta pérdida que ocurre cuando se desprende el recubrimiento del útero, la capacidad de llevar oxígeno a los músculos disminuye. Esto impacta al rendimiento así que lo primero que hay que saber es que debemos estar atentas a cómo reacciona nuestro cuerpo y medir la intensidad con las cual nos ponemos en forma. No es recomendable que hagas un ejercicio que implique mucha intensidad y mucha resistencia. Eso sí, esto depende del cuerpo de cada persona por eso lo principal es conocerlo y saber cómo reacciona.

Fase folicular

Esta es la primera fase y corresponde al primer sangrado. Es ese momento en el que hay tan solo unas pérdidas y puede ser más oscuro de lo habitual. Se trata del mejor momento del ciclo menstrual para hacer ejercicio, te sentirás activa y con ganas, así que en este punto puedes experimentar un mayor progreso. Lo ideal en este punto pueden ser ejercicios de alta intensidad. Si eres una persona que, por lo general, hace deporte, puedes mantener tus rutinas de actividad sin regular la entrega. Esto puede durar uno o dos días ya que es el momento en el que el glucógeno se utiliza como combustible para entrenar.

Ovulación

En este punto del ciclo el óvulo se comienza a liberar y las paredes del útero comienzan a cubrirse nuevamente. En este momento el nivel de testosterona aumenta, así que en esta fase del ciclo lo ideal es entrenar la fuerza. Esta subida de estrógenos hará que tus articulaciones tengan más laxitud, así que debes tener cuidado con cómo te mueves porque puedes tener lesiones inesperadas. No debes fallar en la técnica y debes ser precisa en los ejercicios porque un movimiento en falso podría hacerte daño. Busca aumentar la fuerza pero con tranquilidad y ritmo medio.

Fase lútea

Como ya hemos explicado en un artículo, la fase lútea es la que ocurre entre la ovulación y el inicio de la próxima menstruación. En este punto el cuerpo está preparado para un embarazo, hay días más fértiles que otros. En este momento del ciclo el cuerpo utiliza la grasa como fuente de energía. Aquí puedes combinar ejercicios. Puedes hacer ejercicios de cardio con un entrenamiento de fuerza y que todo lo que hagas tenga una intensidad moderada, escuchando a tu cuerpo. En este momento hay quienes sienten menos energía y no tienen ganas de demasiada intensidad, así que debes estar atenta. 

Esto puede servir como guía y no debes seguirlo a rajatabla porque se habla de ello de forma general y la realidad es que cada cuerpo reacciona como puede y como se siente. Debes conocer tu cuerpo y sus ritmos para que puedas conectar con las sensaciones que vayas sintiendo y, por tanto, con la capacidad para llevar a cabo cada uno de los ejercicios. Otra cosa que es importante y a la que hay que prestarle atención es al estado emocional, ya que no siempre podemos sentirnos bien emocionalmente. A lo mejor tu cuerpo está en el momento ideal para hacer deporte pero tus emociones no. Tienes que encontrar un equilibrio entre ambos estados para poder llevar a cabo tu entrenamiento.

 


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados