Skip to main content
0

Si tienes que pensar en un punto álgido de cambios en el cuerpo, uno de los más importantes y únicos en la vida de una mujer es la primera vez que le viene la menstruación. La llegada de la regla puede generar muchas cosas: miedo, dudas o preocupación, sobre todo ante lo que siempre existe en esta etapa, la incertidumbre.

Es por ello que aquí presentamos una guía para ese momento en que la menstruación llega por primera vez, tanto para las jóvenes que no tienen cerca alguien que las guíe como para aquellas madres y padres que necesitan saber qué tener en cuenta.

Síndrome premenstrual (SPM)

La primera menstruación tiene un nombre: menarquia. Uno de los cambios más significativos en esta primera regla es que podrás empezar a sentir ciertos dolores. Ante todo, tranquilidad, es completamente normal. Estas pequeñas molestias se sienten en la zona donde están los ovarios y suelen ocurrir una o dos semanas antes de que aparezca la regla. Quizás en la primera vez esto no ocurra pero sí sucederá a lo largo de la vida hasta el momento de la menopausia. Es importante saber que el síndrome premenstrual afecta diferente para cada persona. Es más, algunas mujeres no sienten absolutamente ningún tipo de dolor ni molestia.

El cuerpo cambia

Tu cuerpo irá cambiando completamente. La primera regla, en la mayoría de los casos, aparece después de que empiecen a crecer un poco los pechos. Este también es un cambio significativo. Otros cambios que suceden y que pueden ser señales de la aparición de la regla son: aparición de vello corporal en piernas, axilas o pubis, dolor de pecho, antojos de comida, acné e incluso dolor de cabeza. Tranquila porque, por lo general, no serán dolores insoportables. Algo que creemos que es importante que tengas en cuenta es que no hay que compararse con otras amigas o personas que ya tengan la menstruación, seguramente la vivirás de forma distinta porque, como decíamos antes, cada cuerpo reacciona a su manera.

Flujos vaginales

Este cambio corporal lo ponemos separado porque es necesario saber en concreto cómo suele ser. El flujo vaginal es un líquido que es, por lo general, blanco y algo, digamos, pegajoso que sale de la vagina. Y ¿por qué sucede? Porque las hormonas del cuerpo cambian y esto es una reacción que tiene el organismo para que la vagina pueda mantenerse limpia y sana ante cualquier bacteria que exista. Esto quiere decir que si tienes flujo, todo va bien.

Emociones en movimiento

Ahora que ya hemos hablado de los cambios físicos hay que hablar de las emociones. Esto también cambia. No te asustes si, cuando tienes la regla, te encuentras más sensible o irritable. Puede ser normal que cosas poco importantes te hagan llorar o que te pongas a la defensiva ante una situación mínima o que no te hubiera molestado en otras circunstancias. Cuando tienes la menstruación las hormonas están en pleno movimiento y pueden afectar a tus emociones. Esto es normal, con el paso del tiempo aprenderás a gestionarlas y a entenderlas para que no te generen excesivos cambios en tu día a día. Date el permiso de estar triste o enfadada sin culparte.

Cero preocupación y productos

Lo más, más, más importante de todo es no preocuparse. Tienes que entender que el cuerpo cambia, que es una señal de que estás creciendo tanto física como emocionalmente y que este movimiento es bueno y natural. Nuestra recomendación, cuando estés llegando a la edad en la que esta menstruación puede aparecer (entre los 10 y los 15 años, aproximadamente) es tener unas braguitas de recambio por si la regla aparece cuando no estás en casa.

A partir de aquí tienes que tener en cuenta que hay una serie de productos que puedes utilizar de esa primera vez en adelante para la regla. Nuestra recomendación es que utilices una copa menstrual desde el principio. Las copas son fáciles de utilizar, son muy limpias y no solo respetan tu cuerpo y lo cuidan sino que, además, protegen el medio ambiente porque no lo contaminan.

Leave a Reply

Seleccione moneda
EUREuro
PENSol